Skip to content

 

 

NUESTRO PROPÓSITO

___

 

En Hellmann’s creemos que la comida es demasiado buena para desperdiciarla, por eso sabemos que como actores en la cadena alimentaria debemos abordar el tema de desperdicio de alimentos y ayudar a combatir el hambre. Hay muchas formas de colaborar, desde la producción seleccionando ingredientes cultivados de manera sustentable, aprovechando al máximo todos los insumos, hasta brindando mensajes educacionales para que el consumo sea lo más responsable posible y que todos hagamos nuestra parte.

 

Nuestro compromiso como organización Unilever es detener la crisis del desperdicio de alimentos porque la comida tiene valor.

 

Abrir la heladera y no encontrar qué comer es algo común. Hay varias opciones de ingredientes en perfectas condiciones para consumir y, a menudo, es posible disfrutar del 100% de los alimentos, incluidas las cáscaras, tallos y hojas de frutas y verduras. Pero el tiempo es corto, la creatividad a veces no ayuda y la tentación de tirarlas e ir por nuevos ingredientes o solucionar con comida rápida es lo que terminamos haciendo. No hay un solo villano a quien culpar. Durante la rutina en el hogar, hay varias pequeñas decisiones que conducen al desperdicio.

 

Desde Unilever aunamos esfuerzos y voluntades en uno de los pilares de acción de mayor impacto positivo de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura), la lucha para combatir el desperdicio de alimentos.

 

Hemos separado cuatro consejos simples que, si se cumplen a diario, pueden ayudar mucho en la lucha contra el desperdicio.

 

1. A menudo es posible disfrutar del 100% de los alimentos, incluidas las cáscaras, tallos y hojas de frutas y verduras, que tienen un gran valor nutricional. Se pueden saltear tallos de remolacha, berros, zanahorias y repollo, por ejemplo. Las cáscaras de frutas, como la manzana, se pueden usar en jugos. Simplemente batir con otras frutas en la licuadora.

 

2. Cuando el consumidor se niega a tomar frutas y verduras con una apariencia no estándar, contribuye al desperdicio diario de toneladas de alimentos. Una alternativa para detener esta lógica de eliminación es elegir exactamente estos artículos en el punto de venta, demostrando que se pueden consumir.

 

3. Es muy importante que los restos de comida del día anterior sean visibles en la heladera para que no se olvide de consumirlas en otras recetas. Los frascos o bolsas transparentes son los más recomendados. Para asegurarse de que no se olvidará nada, ordenar la heladera semanalmente dejando a la vista los elementos que deben consumirse primero, como carne, fiambres y verduras, es una gran alternativa.

 

4. ¡Busca inspiración! A veces no es fácil saber qué hacer con dos o tres ingredientes que quedan en la heladera y, al principio, es posible que ni siquiera se combinen entre sí. Es importante planificar con anticipación. Si el plan es una pasta boloñesa hoy, una buena idea podría ser proporcionar esta salsa como relleno de pastel de carne al día siguiente, por ejemplo.

 

 

 

 

 

___

 

SEGUÍ VIENDO

___

 

 

 

 

Lista de compras

___

 

Creatividad

___

 

 

 

Organizá tu heladera

___

 

 

 

 

Múltiple opción

___

 

 

 

Verdadero o Falso

___